Pecados bajo la cama / Por Darío Dávila

Huehuetlán el Chico, Puebla.– En esta tierras
el veneno de los alacranes mata antes
de que uno comience a expulsar espuma
por la boca. Aquí la sangre se calienta rápido cuando
los rumores incomodan al pueblo. Un campesino
con una cicatriz que cruza su mejilla me lo recuerda
mientras me mienta la madre y dice que me vaya de
aquí. Que eso de andar preguntando por un tal Nicolás
Aguilar puede costarme. No me dice qué, pero
sé que el empujón en mi pecho es suficiente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s