Redacciones que ven la botella y no el vino

Escucha mientras lees!

Por Darío Dávila

Hace días un amigo periodista, me confesó su temor ante el surgimiento de un nuevo diario surgido en su ciudad, que -según él- podría robarle audiencias al periódico en el que trabaja y a la sección que él dirige.

No es la primera vez que el nacimiento de un nuevo producto editorial pone a pensar a otros diarios, sus dueños y sus editores. Pero preocuparse por lo que el vecino hace o deja de hacer –por si solo- no resuelve nada.

Lo que cuenta es activarse y tener valor. Valor es hacer las cosas a las que las redacciones temen. Y muchos diarios, temen al cambio porque son adictos al confort de las noticias producidas por jefes de prensa, gobiernos locales y poderosos.

He conocido equipos de periodistas que ven la botella y no el vino. Cuando una redacción observa solo la botella, se concentrará en cerrar temprano, llenar páginas, y vender mucho a costa del dolor ajeno y la información no confirmada.

Mirar solo la botella produce periodistas que se dedican a esperar órdenes de sus directivos en lugar de actuar por si mismos sabedores de que su creatividad y opinión valen para innovar en contenidos, cultura de trabajo y organización de su redacción.

Poner atención al vino es fijarse en lo que realmente importa: El Periodismo. En aquel que confirma datos, contraste fuentes, es justo con los personajes de sus historias, cuida la dignidad de las personas y comparte lo aprendido.

Concentrarse en el vino es fallar algunas veces y aprender de eso con rapidez.

Algunos equipos de redacción son especialistas en lamentarse por las fallas del producto, letales para hacer pedazos el error del editor, pero incapaces de servir para resolver el problema.

Conozco editores comprometidos…solo con el dueño del medio y con su página.

Cerrar temprano (el sueño de muchas redacciones) es su obsesión. Pero un diario no sólo debe ser bueno solo en su cierre. Debe ser perfecto en toda su navegación, redacción, diseño, conocimiento del tema, productos, impresión y por supuesto que sea el primero en el kiosko de periódicos.

La cultura de cambio continuo en una redacción mejora cuando los periodistas ven más el vino (periodismo) y menos la botella (procesos técnicos).

Alguien me recomendó que los periodistas podrían generar su propio mantra.

El mantra –dice Wikipedia- “es un instrumento para la liberar la mente del flujo constante de pensamientos que la confunden”.

Puede, afirma internet, ser una palabra simple o una oración compuesta que al ser recitada y repetida, lleva a la persona un estado de concentración máxima.

Un mantra bueno concentraría lo que los periodistas quieren sentir y no la adversidad que desean superar.

Por ello cuando las redacciones se empeñan en resaltar lo mal que van las cosas en el diario, esos pensamientos se acumulan.

Aquí una sugerencia de frases que los periodistas podrían armar creer y aplicar para comenzar a ver más el vino.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s