Una bala y un periodista

 

 

 

 

 

 

(Nota publicada en el periódico mexicano La Jornada/ Infografía del Diario La Razón) 
Una bala perdida mató al niño de 10 años dentro del cine Cinépolis en la Plaza Ermita y ésta provenía de disparos hechos desde el exterior, afirmó esta tarde en conferencia de prensa la Procuraduría General de Justicia del DF.
Según los peritajes, la bala atravesó el techo del cine y cayó en la cabeza del menor tras hacer una parábola, indicó la Fiscalía Central de Atención a Delitos de Homicidio.
El techo del complejo cinematográfico está hecho de lámina de fibra de vidrio delgada, recubierto por plafón hueco para aislar las salas del ruido exterior, y por eso lo atravesó sin frenar la fuerza de la bala, de acuerdo con Anselmo Apoda, el experto en criminalística de la PGJDF.
El disparo acabó impactando desde atrás contra la cabeza del niño Hendrik Cuacuas, quien se encontraba sentado en el asiento 16, fila G, de la sala 2 del cine.
El día del accidente, el 2 de noviembre pasado, se realizaban festejos en esta zona de Iztapalapa en conmemoración de la Santa Muerte, cuyos seguidores realizaron tiros al aire. Uno de estos disparos habría dado contra el menor, sostuvo Edmundo Porfirio Garrido Osorio, subprocurador de Averiguaciones Previas Centrales de la PGJDF.
Estas declaraciones se contraponen a las versiones anteriores en el sentido de que se habría realizado un disparo contra el menor a corta distancia.
El funcionario indicó que durante las averiguaciones se encontró un orificio por el cuál habría entrado el disparo, además de un proyectil calibre 9 milímetros, mismo calibre de la bala que mató al menor.
El subprocurador descartó la existencia de incidentes similares en el pasado.

 

Al respecto 5 provocaciones:

 

 

1. El rigor periodístico se pone a prueba cuando un diario entiende que los doctores decretan una muerte; no las noticias de rumores o trascendidos.

2. La inexactitud en el periodismo es una forma de mentir, de sembrar morbo, de desinformar.

3. No se trata de adornar las historias con suposiciones sino de explicar la historia con rigor y profundidad.

4. Por eso cuando leo a diarios hablando de la muerte un niño en un cine en México, pienso en la oportunidad del periodismo y los periodistas de comportarse con rigor y responsabilidad.

5. Una gran historia corre el riesgo de polarizar si  olvida que lo que realmente importa es la vida y la dignidad de las personas. La vida de un niño muerto por una bala.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s